Tiempo de elecciones: ¿cómo se elige un buen jefe?

En momentos en que los argentinos se disponen a ir a las urnas para elegir nuevos liderazgos políticos, una consultora internacional en recursos humanos trazó un paralelo de lo que puede ser para una empresa la elección de un jefe nuevo en los tiempos que corren.

“A partir de estos consejos, los ejecutivos podrán descubrir que manejar un equipo es un trabajo estimulante por ser el responsable de su propio desempeño y el de sus colaboradores”, refirió Adecco Argentina y sugirió lo que llamó “seis reglas de oro”.

Conseguir “compañerismo, confianza, demostrar respeto y ser respetado” son los grandes objetivos de la estrategia apuntada por la firma de asesoría nacida en Suiza y que cuenta con 31 mil empleados en 60 países de los cinco continentes para decir quién se queda con un puesto de liderazgo en las empresas.

“Un nuevo jefe debe liderar con el ejemplo, tiene que tener un discurso coherente entre lo que dice y lo que hace para garantizar credibilidad” destaca Alexandra Manera, gerente de Recursos Humanos y Sustentabilidad de la consultora. “Es importante que tenga una actitud de aprendizaje, ya que seguramente los expertos son los otros y no él”, agregó.

¿Cuáles son esas reglas que caracterizan las condiciones que debe cumplir un nuevo jefe? Aquí va la síntesis:

Conocer a su equipo. Es primordial que el líder conozca a cada uno de sus colaboradores, ya que así logrará mayor empatía y confianza. De esta forma, conseguirá un grupo de trabajo eficiente, independiente y que “apoya al líder en todas sus decisiones”, dice.

Demostrar capacidad. Un jefe debe demostrar su capacidad para estar en dicha posición. Esta situación se logra cuando pone al tanto a su equipo acerca de los fundamentos de sus decisiones y respecto a cómo evaluará el trabajo de cada uno. También debe ser transparente en sus acciones y decisiones.

Establecer metas alcanzables. La tercera regla de oro es establecer metas alcanzables y planificar, como hacen los expertos, a través del método “Smart”: Simples, Medibles, Alcanzables, Retadoras y Temporizadas.

“Si el líder logra generar confianza entre todos los miembros del equipo, crea un espacio para que expresen sus opiniones sobre las metas de trabajo y, así, forja también un sentimiento de pertenencia más sólido. Es importante tener en cuenta que un buen líder dentro de una organización es aquel que ayuda a que los miembros de un equipo se desarrollen y se luzcan”, asegura Adecco.

Reconocer logros y fallas. Para generar un clima laboral favorable es vital que los jefes no sólo estén al tanto de las fortalezas y éxitos de los miembros de su equipo, “sino que reconozcan su buen desempeño a través de reuniones o desayunos laborales”, acota. También es importante aprender en conjunto de los errores.

Ser un jefe accesible. Es importante que los demás sepan que siempre está disponible para aclarar dudas y darles el feedback necesario, ya sea a través de reuniones personales, grupales o por correo electrónico.

Transmitir una forma de trabajo. “Si bien se habla de jefe y de líder, cabe destacar que no es lo mismo”, aclara. “Un jefe es aquel que tiene una posición de jerarquía dentro de la organización. En cambio, ser un líder es más que eso; está en ese lugar por el reconocimiento de sus colaboradores.

Fuente: http://www.lavoz.com.ar/negocios/tiempo-de-elecciones-como-se-elige-un-buen-jefe

Dirección de la Carrera de Recursos Humanos